Trayectoria

El proyecto de la Educación Emocional y las Flores de Bach nació de la ilusión y de la experiencia positiva de unas clases impartidas en un curso de verano para niños y niñas, hijos de unos padres y madres que creían en la importancia de educar las emociones y a los que pareció perfecto la propuesta de hacerlo con las flores de Bach. Esta experiencia inicial nos movió a investigar el interés y la acogida del proyecto en la comunidad escolar.

Así surgió un primer diseño y una propuesta de actividades para primaria y secundaria presentadas en la muestra itinerante “Caminar la vida”.

Los inicios y la exposición ‘Caminar la vida’. Desde el diseño del proyecto en el año 2004, éste ha ido pasando por diferentes etapas. Inicialmente era un diseño sencillo con un objetivo claro: explorar el mundo emocional en el ámbito escolar para descubrir las necesidades, intereses y motivaciones de los escolares, maestros, padres y madres alrededor de este tema. De esta manera, primero se crearon historias y cuentos temáticos sobre las familias de las emociones, el doctor Bach y los personajes florales. Estas actividades se presentaron en diferentes escuelas e institutos de secundaria y tuvieron acceso más de 300 participantes en la muestra itinerante ‘Caminar la vida’ que, durante un año, recorrió diferentes localidades tarraconenses.

nens maLa iniciativa supuso un éxito coincidiendo con un momento en que las escuelas comenzaban a vivir conflictos relacionados con comportamientos violentos y agresivos con pocas perspectivas de resolución. Todo ello hizo surgir una reflexión en torno a la necesidad de poner en marcha un programa de educación emocional basado en el sistema de valores de las flores de Bach para resolver los conflictos en el aula.

El segundo paso, implementar el programa en una escuela. La clasificación, evaluación y análisis del material de la muestra itinerante dio paso a una segunda etapa: la de crear e implementar en la escuela un programa de educación para la salud centrado en la educación emocional y las flores de Bach. Basado en una metodología con raíces en el constructivismo y la investigación-acción participativa. Se crearon entonces nuevos cuentos y actividades. Se elaboraron los principios del marco teórico y se inició el proceso de un diseño metodológico con una teoría fundamentada. Nacía, así, la guía didáctica que posteriormente se convertiría en el Método Esmel – Cervantes (MEC).

Los resultados, positivos, de la aplicación del MEC. La tercera etapa se inició en 2007 cuando el programa de educación emocional llegó a todos los ciclos y se consolidó como proyecto educativo de la escuela Centcelles. En este periodo, la escuela participaba en el proyecto europeo Comenius, que, durante dos años, se dedicó al trabajo de la violencia en el ámbito escolar analizando el problema de la violencia y buscando respuestas sobre cómo gestionarla.

La participación en el proyecto Comenius generó una nueva pregunta de investigación: ¿Son susceptibles de percibir y modificar los comportamientos violentos en el ámbito escolar con la aplicación de un programa específico, basado en las flores de Bach, para desarrollar competencias y habilidades emocionales? Los resultados de esta investigación nos mostraron que tuvieron modificaciones importantes en cuanto a los factores asociados a la violencia respecto a las influencias de los demás sobre mí, el sentimiento de soledad y el competitivo de fuerza que disminuyeron. Emergieron valores generadores de seguridad: la confianza, la autonomía, el autocontrol y la adaptación. Se modificaron positivamente las expresiones del sentimiento de frustración y disminuyeron las más violentas, confimar de nuevo una mejor gestión del autocontrol. Aumentó significativamente la valoración del diálogo para la resolución de conflictos y la interpretación que la violencia no es necesaria y el criterio mayoritario que la violencia representa un peligro para la propia vida se modificó por el de poner la vida de los demás en peligro, lo que se interpreta como el germen de un sentimiento de unidad y una conciencia de grupo.

También se puso en evidencia la importancia de la influencia que ejercen los adultos y los medios de comunicación en los comportamientos de los niños y las niñas. En general, se observó un proceso de aprendizaje y madurez emocional a la hora de gestionar y resolver un mismo las situaciones conflictivas o pedir ayuda si hacía falta. También se detectó el desarrollo de una personalidad autónoma e independiente.

Los resultados de este trabajo, que incluyó entrevistas y cuestionarios de opinión a maestros, padres y madres, fortalecieron la validez del método y de sus aplicaciones a la hora de resolver conflictos en el aula. La convivencia en el escuela mejoró y, paralelamente, las familias reconocieron cambios positivos de comportamiento y convivencia en casa.

El actual etapa, que comenzó en 2010, supuso un nuevo diseño del método y la creación de otros cuentos, juegos y actividades de aprendizaje. También supuso la implementación del programa a niños y niñas de P3 y P4 y la creación del huerto de las emociones, situado en el patio de la escuela y donde se cultivan algunas flores de Bach en un acto de acercamiento a la naturaleza ya un proyecto sostenible y ecológico de biodiversidad.

En 2010 comienza la primera formación específica de Educación Emocional y Flores de Bach, dirigida a profesionales de la educación y la salud, padres, terapeutas y otros. La enseñanza la completan 9 personas:

  • Chantal, enfermera. Desarrolla su trabajo en escuelas públicas de Cambrils con un programa de atención a escolares con dificultades de aprendizaje y conducta.
  • Andrea y Erica, maestras de la escuela Centcelles que, motivadas por los resultados del programa, deciden aprender este método de trabajo.
  • Nathalie Hernández y Yolanda Tarín, maestras de la escuela de los Pallaresos. Desarrollan en el centro técnicas de educación emocional.
  • Montse Martí, psicopedagoga. Participa en programas de educación y estrategias educativas para padres y alumnos en escuelas, institutos, ayuntamientos, asociaciones y otras.
  • Sarah, naturópata. Organiza actividades para familias en su centro, en Ibiza. También en escuelas, AMPA y otras asociaciones.
  • Guillem Massot, maestro y educador vinculado a la escuela libre de Reus El Submarí Lila.
  • Rosa Mari Puertas, maestra de educación musical.

En 2012 surge una segunda promoción de la formación específica en Educación Emocional y Flores de Bach. La enseñanza la completan 5 personas:

  • Mariona Feliu, Licenciada en economia y Terapeuta floral.
  • Anna Ardevol, maestra.
  • Gemma Ibañez, Terapeuta Floral.
  • Rosa Mata, Diseñadora gràfica, Terapeuta Floral.
  • Montse Escoda, Economista y Terapeuta floral

Anna Ardevol, ha iniciado en una escuela de Lérida un curso de Flores de Bach i Educación Emocional para maestros de su escuela.

Fotos: Flickr CC (nachans – vchili)

Deja un comentario