Las flores de Bach

Las flores de Bach son preparados elaborados a partir de las flores de plantas silvestres y árboles del bosque que se maceran en agua y se exponen al sol durante unas horas o bien se preparan en ebullición. De este proceso, se obtiene un remedio natural con propiedades terapéuticas.

Las flores de Bach están vinculadas al mundo afectivo. Cada flor tiene un significado propio que identifica una cualidad y un defecto, que se corresponden con rasgos de la personalidad, estructuras de creencias y emociones de los seres humanos.

Son las protagonistas principales del método, que dan vida a nuestros sentimientos y emociones.

Edward Bach - Sedibac¿Quién era Edward Bach? Edward Bach (1886-1936) fue un médico de origen galés pionero en la investigación, con una gran sensibilidad por el sufrimiento de los demás. Trabajando como bacteriólogo en un hospital, descubrió la relación entre algunos gérmenes intestinales y las enfermedades crónicas. A partir de ahí, obtuvo 7 perfiles tipológicos y preparó los primeros nosodos, conocidos como ‘nosodos de Bach’.

Bach continuó investigando y, observando y escuchando a los pacientes, se dio cuenta que aunque sufrieran la misma enfermedad, no todos tenían la misma respuesta al tratamiento. De estas observaciones dedujo la importancia de la personalidad y su relación en el proceso de la enfermedad y de su curación.

Descontento con un sistema que se preocupaba más por la enfermedad que por el enfermo, el doctor Bach se propuso encontrar en la naturaleza un remedio sencillo y eficaz, pensando que allí se encontraba la curación auténtica. Fue entonces cuando decidió abandonar la ciudad y marchar al pueblo donde vivían sus antepasados, dejando atrás toda la fama y amigos para conseguir su objetivo.

Los años siguientes, se dedicó a caminar, observando la naturaleza y las plantas. Todo ello le llevó a descubrir sus propiedades ya idear un método simple de recogida y elaboración, conocido como método solar. De esta manera, completó un sistema floral con 38 remedios naturales que vinculó al mundo afectivo. Popularmente, este sistema se conoce como ‘las flores de Bach‘.

Bach escribió su primer libro, “Cúrese usted mismo” (1931), que hizo de introducción al nuevo método de medicina floral basado en la singularidad de cada persona. El libro explica la estrecha relación entre la enfermedad y el estado anímico y cómo puede mejorar el paciente y reencontrar la paz y la serenidad si se tiene en cuenta este último.